domingo, 14 de septiembre de 2008

De Sartre a Spinoza

A cada momento, tú te escoges a ti mismo pero, ¿De verdad te escoges a ti mismo?
Cuerpo y alma contienen mil posibilidades de las cuales puedes construir muchos yos. Pero únicamente en una de ellas hay una congruencia de elector y elegido. Unicamente en una, la cual nunca encontrarás hasta que hayas excluido todas áquellas posibilidades superficiales y efímeras de ser y hacer, con las cuales juegas por curiosidad o codicia y, que te obstaculizan de tirar el ancla en la experiencia del misterio de la vida y de la conciencia del talento confiado a ti, el cual será tu verdadero yo.